Merced 380 Oficina 71, Santiago, Chile +56 2 2362 0662 central@oryansurveyors.com
AChBIOM
Achbiom espera avanzar en la formalización del mercado con nuevos Centros Integrales
Nuestro gerente general Rodrigo O’Ryan en su calidad de Presidente de la Asociacion Chilena de Biomasa, señala que la expectativa es que: toda empresa que actualmente abastece de biomasa a industrias, instituciones o incluso al retail o minoristas, ya sean astillas, biomasa triturada, leña, adopten el modelo de estas nuevas organizaciones.

Positivas son las expectativas que tiene Asociación Chilena de Biomasa (AChBIOM) con la creación de los Centros Integrales de Biomasa (CIB), pues esperan que estos puedan avanzar hacia una mayor formalización de este mercado, particularmente en el sur del país, según señala a ELECTRICIDAD, Rodrigo O’Ryan, presidente del gremio.

Expectativas

¿Qué visión tiene el gremio sobre los Centros Integrales de Biomasa?

Creemos que los Centros Integrales de Biomasa (CIB) van a comenzar a visualizarse y formalizarse. Hoy existen empresas que operan como CIB, pero quizás de manera no tan oficial ni visible. Comenzarán a expandirse a medida que se visualicen las ventajas de estos centros, tales como el combustible de calidad, el cual mejora la eficiencia de la combustión y reduce los costos de mantención de los equipos. Los retornos a escala por lo que se pueden acceder a menores precios, formalidad y confianza en el abastecimiento, optimización logística. El mayor control sobre los flujos de biomasa (trazabilidad, evitar manejo no sostenible de la biomasa, otros), el acceso a financiamientos para una mejor operación, entre otros

¿Qué expectativas tienen para estos centros?

Esperamos que toda empresa que actualmente abastece de biomasa a industrias, instituciones o incluso al retail o minoristas -ya sean astillas, biomasa triturada, leña- adopten el modelo de CIB. Esto formalizará el mercado y generará avances muy relevantes a la hora de garantizar el óptimo funcionamiento de los equipos y drástica reducción de MP. Sobre todo esto último, en los usuarios domiciliarios de leña.

¿Qué impacto puede tener estos centros para esta fuente energética?

Entre los impactos se puede encontrar mejorar la eficiencia en la combustión al contar con un combustible homogéneo y acorde al requerimiento de estos equipos. También, generar menores emisiones, menor consumo y menores costos de combustible y mantención, como también mayor eficiencia en el uso del combustible.
Por otro lado, la profesionalización en la operación, que incluye el aumento en la eficiencia de los procesos de abastecimiento, producción, almacenamiento y transporte, así como post venta. Esto mejora la experiencia del usuario ya que pasa a ser una compra segura y cómoda.

Otro impacto importante es reducir los costos de refinación del combustible al operar a escalas mayores, mayor facilidad para su fiscalización en términos de control de calidad, trazabilidad, manejos sostenible, no blanqueo de madera robada, etc. Y finalmente, poder tener acceso a capital de trabajo para el proceso formal de refinación del combustible.

¿Qué perspectivas a futuro aprecian con esta política sectorial?

Trabajar en la difusión del concepto y sus ventajas, así como también, ir generando una estructura de soporte para el acceso a créditos blandos que permitan que muchos de estos centros abran en un futuro cercano. Esto va a de la mano de la difusión de las ventajas del uso de la biomasa y lo relevante que es hoy en día, ocupando el segundo lugar dentro de las fuentes de energía primaria y por lejos la principal energía renovable del país.

¿Qué desafío ven en este tema?

En primer lugar, difusión de las ventajas y visibilidad de cada centro existente. También la adopción de estándares y certificaciones de calidad en cada centro, de tal forma de garantizar los aspectos positivos indicados y que el Estado genere incentivos y apoyo financiero -préstamos blandos- para la apertura de estos centros.

John ORyan Surveyors ©. Todos los derechos reservados