Av. Príncipe de Gales 5921, Of 502, La Reina, Santiago, Chile +56 9 4010 3846 central@oryansurveyors.com
Sector Forestal y Bioeconomía Circular: Una necesidad, oportunidad y razón de orgullo para Chile
Rodrigo O'Ryan Blaitt, gerente general de John O'Ryan Surveyors y presidente Asociación Chilena de Biomasa AChBIOM.

Es evidente que la forma en que nos relacionamos con el medio ambiente requiere de cambios abrup­tos y a gran escala. No podemos seguir emitiendo gases, líquidos y materiales sólidos contaminan­tes que terminan destruyendo los ecosistemas, exterminando especies, generando calentamiento global y enfermando a los seres vivos, entre mu­chos otros males.

Como humanidad, tenemos los días contados si no logramos encontrar solución a esta problemática, por lo que requiere pasar, de manera urgente, a un nuevo modelo basado en el uso eficiente de los recursos generados a partir de fuentes renovables y amigables con el medio am­biente.

Es aquí donde aparecen los conceptos de "Bioeconomía" y "Economía Circular" La Bioeconomía engloba la producción de fuentes biológicas re nova bles y la conversión de estos re­cursos y residuos en productos de valor agregado tales como comida, pastura, bioproductos y bioe­nergía {Fuente: Comisión Europea 2012).

La Economía Circular se basa en que "el valor de productos, materiales y recursos se mantiene en la economía durante el mayor tiempo posible y la generación de residuos es minimizada" {Comi­sión Europea 2015). Esto pone especial énfasis en la eficiencia en el aprovechamiento de los recursos (económicos y ecológicos) y no sólo de los residuos, que se tratan como un recurso, en consonancia con la política anterior de la Comunidad Europea.

El plan de acción incluye dos prioridades secto­riales directamente vinculadas a la bioeconomía: desperdicio de alimentos y conversión eficiente de biomasa. Los conceptos de Bioeconomía y Economía Circular tienen objetivos similares y se superponen hasta cierto punto, pero ninguno es completamente par­te del otro ni está incrustado en el otro.

Sin entrar en profundidad, consideremos a la Bioeconomía Circular como la intersección de "Bioeconomía" y "Economía Circular". Yes en este contexto en que resulta muy relevante ver como el sector forestal es y será cada vez más un actor vital en el desarrollo de una "Bioecono­mía Circular". A continuación, algunas referencias de sus alcances principales en este desafío: 

1. Bioenergía: energía verde

Significa el utilizar la biomasa en reemplazo de los combustibles fósiles. Actualmente la bioenergía generada a partir de biomasa (sin contar el biogás) es la principal energía renovable tanto en Chile como en el mundo, con cerca del 65% de partici­pación en su producción y, además, es la segunda fuente de energía -por muy poco detrás del Diesel­en la matriz de primaria de Chile, con cerca de un 25% de ésta.

Mirando hacia el futuro, la Agencia I nternaciona 1 de Energía, indica que para lograr la Carbono Neu­tralidad para el año 2050, debemos reducir de 80% a 20% la participación de los combustibles fósiles en la matriz energética, para lo cual el uso moder­no de biomasa debe aumentar en torno a un 60% respecto a la participación actual.

2. Productos químicos y nuevos tipos de biocom­bustibles

La biomasa forestal tiene un alto contenido de "carbono verde". Esta característica es especial­mente relevante en Chile, futuro líder internacio­nal en la producción de "hidrógeno verde". Ambos elementos, el carbono y el hidrógeno, componen muchos productos químicos que requerimos en todos los ámbitos de nuestro quehacer,en especial biomateriales, bioplásticos y otros tipos de biopo­límeros.

Si contamos con "carbono verde" e "hidró­geno verde" podremos establecer una "industria química verde" sustentable desde perspectivas económicas, ambientales y sociales, respondien­do a la necesidad de los mercados internaciona­les de reemplazar al petróleo y sus derivados, por materias primas renovables con una baja huella ambiental. En forma paralela, cabe mencionar a nuevos combustibles neutros frente al cambio cli­mático, los denominados "efuels". Éstos se produ­cen en base a energía generada por el sol, el viento u otras fuentes re nova bles.

3. Biomateriales, bioplásticos y biopolímeros

La negativa huella ambiental asociada a la trans­formación de materias primas fósiles hacia múl­tiples productos utilizados cotidianamente; y la necesidad y posibilidad de fijar carbono por largo tiempo en productos biobasados -contribuyendo a disminuir la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera- hacen que la producción de una amplia variedad de biomateriales, bioplásticos y biopolímeros tengan un futuro muy promisorio.

Entre ellos: productos y aplicaciones que van des­de paneles aislantes con recubrimientos ecosus­tenta bles/ignífugos, la construcción en madera, adhesivos biobasados, pinturas, materiales asfal­ticos, Fibra Textil, plásticos biodegradables, entre muchos otros.

4. Químicos finos

La madera, la corteza y el follaje de especies arbó­reas contienen una gran variedad de compuestos que protegen a los árboles del ataque de hongos e insectos, le otorgan una resistencia natural a la pudrición y evitan reacciones de degradación con el oxígeno atmosférico, entre otras funciones.

Es­tos compuestos abren un amplio campo de desa­rrollo de productos químicos finos de alto valor, para industrias tan diversas como, la alimenticia, farmacéutica y de materiales avanzados. La siguiente figura muestra la Pirámide de Va lar de la Bioeconomía Forestal que componen los puntos anteriormente indicados: 

Es fácil apreciar que el sector forestal debe ser una razón de orgullo para cada chileno, en especial para quienes les preocupa el medio ambiente y el desarrollo en los territorios. ¿Cómo lo logramos? Con colaboración, dialogo constructivo y franco, innovación y ciencia, con­fianza y compromiso.

Iniciativas como "Red Futuro Madera" (www.futu­romadera.cl), liderada por los principales gremios del sector foresta I chileno, así como el traba jo de la "Comisión Futuro del Senado", denominado "Futu­ro Forestal Sostenible" realizado por una comisión de expertos multisectoriales, la academia, ONG's y la comunidad, apuntan justamente al desarrollo de esta Bioeconomía, con una profunda compo­nente social enfocada en el desarrollo desde los territorios.

El futuro verde lo construimos entre todos. El pri­mer paso es sentirse orgullosos y comprometido con este gran sector y el positivo impacto que po­demos generar a través de él. iSúmate y difunde!

Como humanidad, tenemos los días contados si no logramos encontrar solución a esta problemática, por lo que requiere pasar, de manera urgente, a un nuevo modelo basado en el uso eficiente de los recursos generados a partir de fuentes renovables y amigables con el medio ambiente. La Agencia Internacional de Energía, indica que para lograr la Carbono Neutralidad para el año 2050, debemos reducir de 80% a 20% la participación de los combustibles fósiles en la matriz energética, para lo cual el uso moderno de biomasa debe aumentar en torno a un 60% respecto a la participación actual.

John ORyan Surveyors ©. Todos los derechos reservados